jueves, 9 de septiembre de 2010

Adiós braquets, bienvenidas píldoras del día después

Para desgracia de la humanidad, el panorama musical se va plagando de Britneys. Esto no supone un problema por la gloriosa existencia de Internet, que contrarresta el efecto homogenizador de las cadenas de radio musicales, y del mando a distancia en lo referente a videoclips. Pero estas pequeñas (soy consciente de que no todo en su cuerpo es pequeño, pero lo que importa sí) mujercitas que tiran su vida por el retrete por unos escaso años de colarse en los grandes festivales y conceder entrevistas a la Superpop tienen un pasado, normalmente relacionado con el mundillo escénico y generalmente de mayor mérito. Pues bien, como digo, la mayoría tuvieron minúsculas apariciones en series juveniles, y eso les bastó para convertirse en ídolos de las grandes masas (creo que no tuve infancia porque nunca supe qué era eso). Aparentemente inofensivo, hasta que oímos las palabras...

....Disney Channel, cadena en la que los valores transmitidos son "deja de estudiar y dedícate a tu sueño, que es bailar y cantar, o lo que es lo mismo, tira de tu hobbie a ver si tienes la improbable suerte y vives toda la vida de ello". Amigos guionistas, los sueños llegan a su fin, y te dejan buen sabor hasta que el desayuno te recuerda las horas de curro que vas a tener que echar antes de poder llevarte de nuevo comida a la boca. Y tras años de inocencia manipulada, ese icono del sueño americano, cada vez más europeo (FAMA) nota que algo hace tope porque con todas las camisetas que tenía enseña el ombligo, y abandona los braquets de por vida. Entonces, los guionistas comienzan a modificar la linea dramática de la serie incrementando el número de pretendientes, de escenitas de laboratorio de químicas de instituto a medianoche, e incluso de miraditas entre amigas íntimas. Claro, con este panorama la actriz en cuestión y todas sus clones seguidoras se revolucionan (no al mismo nivel, claro, ya que la primera, a sus 17 años, empieza a protagonizar portadas de destape y a encabezar listas de mujeres más deseadas del planeta) y la pequeña proporción que no quiere ser la nueva vocalista de los Johnnas Brothers, se plantea meterse a estudiar Químicas, que los laboratorios insisto, son lugares muy eróticos.

El punto álgido del asunto: cuando la adolescente pubertosa (¿De pubertad, o de pubis?) recibe por correo un vestidito de striper con una nota adjunta que dice: "Enhorabuena, los de la discográfica han visto tu foto (no especifica con cuanta cantidad de ropa) y han firmado el contrato." Y la siguiente vez que la ves, es en un videoclip (se le acabaron las pilas al mando, ¡de verdad!) en el que se retuerce en un lecho de plumas, esposas y preservativos con un corsé de los del siglo 16 y haciendo ciertos movimientos gimnásicos con los labios, practicando para qué se yo qué cosa... Puedo entender que quiera borrar su embarazoso pasado televisivo, pero si te conviertes en algo peor, vamos mal.

¿Venga, sabemos ya quién es el personaje abominable de hoy? ¡Sí, esa misma!

Por otro lado, me preocupan mucho estos brotes de paranoia maternal. Pero ¡al Dios de los carbohidratos pongo por testigo de que mi hijita nunca superará a Patricia Conde en protagonismo de sueño húmedos!

6 comentarios:

  1. Qué buen artículo jeje. A ver cuánto tarda la señora Hanna Montana en meterse en una espiral de drogas y autodestrucción

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. El título es brutalmente bueno. Braquets como anticonceptivos... vaya amenaza sutil.

    Así que te ha contratado una discográfica... ¿Las fotos, en Picasa?

    Fin al pensamiento paralelo. Seriamente...

    www.rockers.com

    http://www.rtve.es/programas_radio3/
    Se pueden escuchar los podcasts de todos los programas a cualquier hora

    Luego, te discreparía alguna cosa, pero ya está bien para este comentario :)

    P.d.: Yo dejé de estudiar para dedicarme a un sueño. Fue el mejor fracaso de mi vida. Fin a Peter Pan.

    ResponderEliminar
  4. ¿Cuánto tardará en ser la próxima Lindsay Lohan, o Mischa Burton, o mismamente Britney Spears? La fábrica de juguetes rotos.



    (sonrisa)

    ResponderEliminar
  5. No sé, lo de braquets como anticonceptivos me ha hecho dar un pequeño respingo.
    Para historia triste de este tipo, la de Sonia Martínez de "Sabadabadá", no sé si llegaste a ver ese programa alguna vez

    ResponderEliminar
  6. Son productos de una sociedad adormilada y atontada a base de ver estupideces en la TV.

    Y también son fruto de la imbecilidad de sus padres y la educación de sus colegios. Cheerleding a tope!!!

    No me da pena por ellos, sino por los miles de niñas que quieres ser como ellas y cuando crecen no maduran y siguen queriendo ser como ellas.

    Respecto a dejarlo todo para seguir tus sueños, no creo que sea mala idea, siempre y cuando definas esos sueños y sopeses oportunidades. Y sobretodo partiendo de la base de que todo lo que hagas te supondrá un esfuerzo y un sacrificio.

    Y sí, un Título Magnífico.

    Saludos desde La Guarida --------- Tomás Iliescu

    ResponderEliminar

Se ruega canalizar la aversión hacia mi persona sin recurrir a la extremista economía lingüística del msn, al estilo montaña rusa quinceañero o a la jerga "hoygan" (en este último caso será inmediatamente investigada la IP del visitante para obsequiarle con un diccionario de bolsillo)

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.